Carta a mi nieta

Hola Julieta, me gustaria escribirte una carta con las cosas que no se dicen en el día a día. Por ejemplo; darte las gracias, ofrecerte consejos, pedirte perdón, contarte lo importante que eres para mí. En resumen, hablarte de lo que tengo en el corazón, decirte que te quiero, que estoy muy orgullosa de la persona en que te has convertido.

No hago más que pensar en cómo hacerlo. ¡Son tantas las cosas que me gustaría escribirte!

Eres mi primera nieta. Te quise antes que nacieras. Elegí tu nombre. Fuiste el regalo precioso que me dejo tu madre, por lo tanto, te convertiste en una persona muy importante para mí.

Ahora vienen los consejos; La herencia no debería estar formada únicamente por lo material, sino también por lo intangible. Es lo que te puedo legar. Lo aprendido a lo largo de estos años.

Estás al principio de emprender un viaje que durará toda tu vida. Lo he recorrido antes y me gustaría contarte lo que descubrí durante ese tiempo. No te servirá de mucho. Son tus vivencias, el aprender de tus errores, ser responsable de tus éxitos, lo que cuenta.

Tu futuro dependerá de las decisiones que tomes. Confío en ti, sé que lo harás muy bien. No temas equivocarte. El fracaso no es un punto final. Solo es un punto seguido. Todo final es un principio de algo. No temas a los obstáculos que encontrarás.

«Cuando pienses que no puedes más, no te faltan las fuerzas, te falta la fe».

Aprende a amar tus derrotas, son las que te construirán. Son ellas las que darán sabor a tus victorias.

Lo que te deseo, es que cuando emprendas el viaje, tu camino sea largo, lleno de aventuras, de vivencias únicas.

Ojalá tengas muchas mañanas de verano, en que llegues a sitios desconocidos. Párate en ellos y recoge experiencias, cuantas más mejor.

Viaja a muchos países. Aprende de los que saben.

Ten siempre en tu mente el lugar a donde quieres ir. Llegar allí, es tu meta. Pero no tengas prisa. Disfruta del camino. Mejor que dure muchos años. Así, sabia como te volverás con tanta experiencia, entenderás muchas cosas.

No regreses al lugar donde un día fuiste feliz, retenlo siempre en tu memoria tal como era, pero no regreses. No vuelvas al pasado, ya lo conoces, la vida sigue. hay nuevos caminos que recorrer, nuevos lugares que visitar, otras personas que nos esperan.

Me gusta pensar que la vida te habla, que lo bonito es saber escuchar cada mensaje que te envía y encontrarle sentido.

No existe la casualidad, todo lo que te ocurre tiene una razón, solo tienes que descubrirla. Qué el “aún no”, no se convierta en “nunca”. Que tu pasado siempre explica tu presente.

La felicidad es una actitud, no una consecuencia. No es posible controlar todo lo que nos sucede, pero sí es responsabilidad nuestra, la postura y nuestra reacción ante los acontecimientos.

Me falta pedirte perdón; por si te hice alguna vez daño sin quererlo, o no estuve cuando me necesitabas. Quizás dije algo que no te gustó.

Otra finalidad de esta carta es darte ánimo y esperanzas. Creo qué estás haciendo las cosas bien. Con todo el cariño y ayuda que tienes, en todos los que te rodean, no vas a tener ningún problema.

Sigue así siempre.

Tu abuela Gloria que te quiere muchísimo

Deja un comentario

Aviso legal. Reservado todos los derechos